Consejos para ahorrar energía en tu hogar reduciendo el consumo energético

Ahorros en tu caldera

Es importante un control y revisión de nuestra caldera para que en los meses de invierno optimicemos su consumo tanto si es eléctrica como de gas natural:

Control de la temperatura

  • Cada grado adicional encarece la factura energética un 6% por lo que hay que ser consciente de la temperatura adecuada a establecer.
  • Instalar un termostato programable permite gestionar los consumos de forma eficiente estableciendo los grados en cada habitación y en las horas que se desea. Con los modelos más modernos se puede gestionar todo desde el teléfono móvil de forma remota.
  • Se puede ahorrar hasta un 20% apagando o bajando la calefacción una hora antes de acostarse. También, si la reducimos varios grados cuando se esté fuera de casa durante más de 2 horas. Si te ausentas durante un período más largo, te recomendamos que cambies el calentador al modo de protección contra las heladas en caso de que cuentes con esta opción.

Revisión regular de la caldera

Los calentadores de agua necesitan revisarse obligatoriamente cada cinco años o las calderas de gasóleo cada año. Esta revisión evitaría averías, previene el mal funcionamiento del sistema, prolonga la vida del equipo y favorece el ahorro energético reduciendo su consumo.

Cuidado de radiadores

  • No poner obstáculos ni bloquear los radiadores ayuda a potenciar el efecto de la calefacción.
  • Limpiar bien el polvo de los radiadores, puede reducir el gasto energético hasta en un 10% de la energía que consumen.
  • Si se dispone de radiadores hidráulicos, es recomendable realizar el vaciado regularmente para su correcto funcionamiento. Principalmente es importante al principio del periodo de calefacción.

Ahorro de electricidad en los electrodomésticos

Lavadora

Hay varias acciones que podemos llevar a cabo para reducir el consumo energético como:

  • Reducir la temperatura de lavado puede conseguir un ahorro de 5 céntimos de euro por cada lavado en la factura de la luz.
  • Programar la lavadora para que funcione las horas de menor coste.
  • Llenar la carga de la lavadora si es posible.
  • Evitar prelavados si las prendas no están muy sucias.
  • Realizar una limpieza de los filtros regularmente para asegurar el correcto funcionamiento.

Nevera

Por lo general, +5º es suficiente para el frigorífico y -18º para un congelador, por lo que es recomendable ajustar la temperatura. Adicionalmente:

  • Hay que intentar no meter comida caliente en la nevera que hará que tenga que funcionar con mayor potencia.
  • Colocar la nevera alejada de fuentes de calor como radiadores, horno o estufas. También se debería evitar ventanas para que no le afecten las condiciones climáticas.
  • Optimizar el almacenamiento interno para una correcta distribución del frío.
  • Una vez más, la limpieza del electrodoméstico es importante para el correcto funcionamiento. También es importante descongelar el congelador una vez al año al año para el hielo que se ha generado en su interior y debido a este afecte al rendimiento.

Lavavajillas

  • Utilizar sólo cuando esté completamente lleno.
  • Intentar poner siempre los programas de lavado “eco” y de baja temperatura, así evitarás que la energía se vaya en calentar el agua.
  • Si el lavavajillas tiene programa de secado, te hará ahorrar un poco más dejar que se seque al aire libre.

Electrodomésticos extra

  • Utilizar el microondas en vez del horno para calentar los alimentos.
  • No abrir el horno para controlar la cocción. Hará que se conserve el calor.
  • Limpiar el horno con frecuencia para su correcto funcionamiento.
  • Cubrir la olla cuando hervimos agua.
  • Desconectar los dispositivos electrónicos cuando no los estemos utilizando para evitar consumos no aprovechados.
  • Utilizar bombillas LED más eficientes puede parecer un desembolso inicial pero son una inversión.

Revisar los precios de nuestro contrato eléctrico. En Asenon podemos asesorarle para conseguir un ahorro energético importante tanto para su hogar como para su empresa.

Todo ahorro cuenta para reducir nuestra factura energética de luz y gas natural.